Lugar: Risco del Baule (1850 m), Vette Feltrine, Italia

Grado de dificultad: 9a+

Aperturistas: Maurizio Manolo Zanolla, 2009

Ultima subida: Alessandro Zeni, 2/11/2021









LOS PRIMEROS INTENTOS



Eternit es la vía abierta por Maurizio Zanolla en la Falesia del Baule. Un muro vertical, prácticamente liso y aparentemente imposible de escalar, inmerso en Vette Feltrine cerca del Rifugio Boz.


Un sueño que empezó en el 2010. Ese lejano día intenté abrir la vía, pero no tenía el nivel para poder escalarla en libre. Recuerdo que, a pesar de todo, conseguí completar los movimientos. Las sensaciones positivas de ese intento me llevaron a creer que tarde o temprano podría escalarla. Un sueño que, lamentablemente, estaba destinado a romperse.

Después de algunos intentos dispersos entre el 2011 y el 2013, un día llegó la noticia de que Alessandro Lamberti había ido a probar la vía y la había encontrado manipulada ¿Cómo era posible? Al principio, pensé que era una broma, así que no le presté mucha atención. Entonces, llegó el día de un nuevo intento en la vía Eternit y, como siempre, la emoción era inmensa hasta que me encontré directamente con la cruda realidad. De hecho, la vía ya no era la misma: muchas presas habían desaparecido misteriosamente y otras habían sido alisadas. Algunos apoyos ya no estaban allí, y otros se habían vuelto tan brillantes como el mármol.
De repente, el sueño se esfumó, al igual que mi interés por esta vía que abandoné con gran pesar y profunda tristeza.

Pero una característica de mi carácter es que nunca renuncio a un sueño. Entonces, atraído por la belleza de ese lugar salvaje y remoto, volví a intentarlo un par de veces más. Cada vez que ponía mis manos en Eternit, me asaltaba una sensación de profunda decepción.

 

 

Probablemente, lo más difícil en la vida es perder algo hermoso después de conocerlo. Así fue para mí con Eternit. Hermosos movimientos que una vez pude hacer, ahora ya no existían. Entendí entonces que no estaba preparado para aceptar esos cambios y que, en ese momento, la vía había perdido todo su atractivo para mí.

Pasaron los años y, mientras tanto, en el 2014 me incorporé a la Sección Militar de Alta Montaña del Centro Sportivo Esercito. La posibilidad de centrarme únicamente en la escalada y tener compañeros de equipo a mi lado con la misma pasión, me permitió mejorar significativamente tanto mis capacidades físicas como mentales. Pero a estas alturas, ya había abandonado la idea de escalar Eternit y había centrado mi atención en otras vías de alta dificultad. De esta forma, podía seguir mejorando con el tiempo.

Hasta que llegó el año 2020. Un año para el que probablemente ninguno de nosotros estaba preparado cuando el COVID-19 nos golpeó como una ducha de agua fría. De repente, todos los viajes se limitaron a un radio de 30 kilómetros. La situación se hizo difícil ya que no podía organizar escaladas en la montaña con mis compañeros del ejército, con quienes me estaba entrenando para un nuevo proyecto.

Necesitaba un objetivo que fuera estimulante y que me ayudara a mantener el alto nivel de condición física y técnica que había logrado hasta ese momento. Miré a mi alrededor y rápidamente me di cuenta de que no tenía muchos proyectos difíciles cerca de casa. Lo único que quedaba era Eternit.

 

 

 

 


CONCIENCIA


Sabía que Adam Ondra había intentado la vía en varias ocasiones, pero sin éxito. Esto me sorprendió un poco, pero de todos modos, parecía que había logrado hacer casi todos los movimientos. Así que, intrigado, hacia la mitad de noviembre del 2020 dije a mi novia, por primera vez, que quería llevarla a escalar a un lugar hermoso donde el aire era más delgado, un lugar para refugiarse y escalar, incluso en este tiempo de mil restricciones.
La llevé a Baule y recuerdo que ese día se le iluminó la cara. Esos ojos, azules como el cielo, reflejaban el entusiasmo que yo había sentido la primera vez que escalé. Ver su alegría fue la magia que logró cambiar la forma de ver las cosas.


Estábamos solos, en un hermoso lugar rodeados de un silencio total. Los únicos seres vivos que nos visitaron fueron águilas y rebecos. La miré, le conté toda esa triste historia que había enterrado durante algún tiempo y ella, sencillamente, me respondió:«¡Inténtalo de nuevo! ¿Qué te importa todo eso? Estamos aquí, tú y yo, así que diviértete escalando como siempre lo haces y olvídate de esos pensamientos inútiles».
Parecerá absurdo, pero nunca lo había mirado desde ese punto de vista. Entonces, con una nueva perspectiva, ataqué de nuevo ese muro que no había tocado durante años y que mi mente ya había olvidado por completo. Ahora, tener que encontrar técnicas nuevas y más difícilesa no me costaba. Se había convertido en un desafío entre el muro y yo, ya nada más importaba. Con esta nueva ligereza y en tan solo dos días, pude hacer cada movimiento de la vía y dar forma a un sueño que creía roto para siempre.


Al tercer día, comencé a hacer algunos intentos reales, completando la primera parte de la vía denominada «O ce l'hai o ne hai bisogno» («O lo tienes o lo necesitas»), que inicialmente tenía la graduación de 8b+ y ahora se había convertido en 8c/+. Después de esa primera parte, un poco emocionado de estar ya tan arriba, perdí la concentración y me caí. Pero lo bonito fue que, por fin, estaba feliz y motivado. Así que miré a Ilenia y le dije con una sonrisa: «Al parecer, por fin tengo un poco, ¡pero para la parte superior creo que todavía necesito más!».

El cuarto día estábamos literalmente inmersos en un mar de niebla. Las condiciones eran tan malas que ni siquiera pude pasar la primera parte. Luego, llegó el quinto día. Un aire cortante se elevó desde el fondo del valle. Sentí una energía increíble fluyendo por todo mi cuerpo y, cuando empecé a escalar, ni siquiera me di cuenta de que ya estaba en la cima para jugarme el todo por el todo con esos equilibrios precarios entre el éxito y el fracaso. Pero, una vez más, la emoción se apoderó de mí y, de repente, mi mente se desconectó de mi cuerpo que se puso rígido y, entonces, fallé el movimiento. La gravedad se hizo sentir y, en una fracción de segundo, me encontré colgado de la cuerda 5 metros más abajo tratando de averiguar qué había hecho mal. Ese día, a pesar de no haberlo logrado, estaba feliz porque nunca antes había estado tan cerca del éxito. Por fin, todo esto ya no era solo un sueño. ¡Ahora sabía que podía conseguirlo!







NUEVAS MOTIVACIONES


Pero una vez más, el destino había decidido otra cosa, y esa misma noche de finales de noviembre cayó una fuerte nevada en Vette Feltrine, cubriendo la Falesia de Baule, y todos esos sueños entraron en hibernación hasta la primavera. Lamentablemente, la montaña tenía otros planes para ese invierno y, por primera vez en muchos años, decidió mantener ese manto blanco hasta finales de mayo, impidiendo cualquier posibilidad de acceso a esa pared protegida del frío y del viento. Se acercaba el mes de junio, los árboles se habían teñido de verde y el cálido sol derretía todos esos metros de nieve. Pero ahora, las temperaturas eran demasiado altas, hasta el punto de que ya no pude recuperar esa sensación de ligereza y adherencia que tenía el año anterior.

Pero el atractivo de ese lugar no había cambiado así que, cuando regresé a casa del entrenamiento con mis compañeros, volví a Eternit. Lo intenté de nuevo durante otros tres días en verano: uno con mi novia, otro con mi amiga Camilla y otro con mi hermano mayor, Gian. En el fondo, sabía que nunca podría escalar la vía en esas condiciones de calor y humedad, pero era una buena manera de mantenerme en forma, repasando un poco los movimientos. Durante el resto del verano, comencé a prepararme para otros proyectos, muchos, demasiados... hasta el punto que todos me resultaron demasiado difíciles para poder escalarlos en uno o dos días de intentos. Me encontré rebotando de un lugar a otro, tratando de hacer un poco de todo, pero sin completar nada.
Llegó el otoño y tengo que admitir que ver pasar el tiempo de esta manera, sin poder completar nada de lo que quería hacer, fue en algunos aspectos un poco frustrante.

Me sentía en forma, no tenía duda alguna, pero me di cuenta de que necesitaba parar un poco y recuperar mi equilibrio.

 

Así que, en octubre decidí coger dos semanas de vacaciones e irme a Cerdeña con Ilenia, con el único objetivo de escalar y divertirme. No más proyectos difíciles. Escalé prácticamente a vista, o como mucho hice algunos intentos. Simplemente, sentí la necesidad de deshacerme de todo y redescubrir la belleza del movimiento, nada más. Regresé de Cerdeña sin demasiadas expectativas y, en cuanto tuve la oportunidad, volví con Ilenia a Eternit. Ese día, las condiciones eran realmente fenomenales: la humedad era muy baja, así como las temperaturas. Pero esa noche, por alguna extraña razón, no había dormido mucho y un error nutricional del día anterior me pasó factura. Las energías eran limitadas y me caí cuando aún estaba en la primera parte. Pero volví a empezar de inmediato y, casi incrédulo, llegué a la cadena. Admito que ese día me enfadé mucho conmigo mismo por desperdiciar una oportunidad de oro, por no prestar atención a esos detalles que muchas veces marcan la diferencia. Detalles que probablemente hubieran hecho que el día fuera diferente. Nunca me ha resultado útil o constructivo quejarme después de una derrota, pero, en ese momento, la decepción fue tal que las quejas parecían ser la única forma de desahogarme, e Ilenia (por desgracia) se encontró en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Después de media hora, me di cuenta de que probablemente era el momento de parar, de reorganizar mis ideas y de aceptar que tenía que volver otra vez. Sabía que al día siguiente Ilenia tenía que ir a trabajar a Friuli, y que yo no podía abandonar este proyecto una vez más para luego tener que empezar de nuevo. Lo bonito fue que ella notó mi mirada un poco abatida esa noche. No era necesario hablar de eso. Ella me miró a los ojos y dijo: «¡Ve y hazlo, ya lo tienes!»

Esa frase me hizo comprender que ella creía mucho en mí, en mi pasión y, por inútil que pareciera, fue la chispa que me hizo sentir invencible y me dio una fuerza que ni siquiera sabía que tenía. Así que, dos días más tarde, el 2 de noviembre, volví a Eternit con mi hermano Gian.





EL RENACIMIENTO DE UN SUEÑO


Desafortunadamente, las condiciones no fueron las que esperaba y, una vez más, estábamos rodeados de nubes. Pero las temperaturas eran muy bajas y, después de hacer una vuelta de calentamiento para revisar los movimientos, me sentí en forma, en uno de esos raros días en los que la gravedad parece inexistente. Gian se dio cuenta de inmediato de que algo había cambiado en mí y, aunque no estaba del todo convencido, insistió en colocar una cámara de video para filmar la ascensión, incluso si la espesa niebla dificultaba la visibilidad. Empecé a escalar Eternit y todo parecía fácil, ¡increíblemente fácil! Tanto es así que, casi sin darme cuenta, me encontré nuevamente luchando en los últimos cantos de la roca. Mis pies parecían pegados al muro.

Yo estaba allí, por fin, y el movimiento de los pies sobre la cabeza era el último obstáculo antes de alcanzar la cima. Me acurruqué, agarré la última presa con firmeza y me estiré hasta arriba. Un grito liberador rompió el silencio y llegó hasta el valle, ¡un grito de profunda felicidad! ¡Sí, había escalado Eternit!

Cuando llegué abajo, estaba temblando por la adrenalina acumulada. No me podía creer que lo había conseguido... ¡a pesar de todo! Gian estaba más feliz que yo, pero de repente se detuvo, me miró y me dijo: «Es una lástima que con esta niebla el vídeo no se vea muy bien y, en cambio ahora, ¡la niebla se ha disipado! Si hubieras empezado 5 minutos más tarde... Parecía fácil y todavía tenemos muchas horas de luz... Vamos, inténtalo de nuevo ahora. De esta manera, también tendrás un bonito recuerdo de la ascensión».

Me parecía absurdo volver a hacerlo, pero aún tenía mucha fuerza en mis dedos, así que le dije: «¿Por qué no? En el peor de los casos, me servirá como entrenamiento». ¡Desafío aceptado!

 

Saqué la cuerda, me puse los zapatillas y comencé de nuevo. Aliviado por el hecho de que ya había escalado la vía en libre, confié completamente en mis pies y, ascendiendo aún más suavemente que antes, completé la primera y seguí, más y más alto, ¡hasta que pasé la cuerda por la cadena nuevamente! No me lo podía creer. ¡No había hecho la vía una vez, sino dos veces en el mismo día!

Tengo que decir que fue increíble para mí, e incluso ahora, mirando esos videos de nuevo, no sé cómo explicarlo. Quizás mi mente y mi cuerpo habían alcanzado un equilibrio perfecto. Había redescubierto la belleza de la escalada y había dejado ir todas mis preocupaciones.

Para resumir y clarificar la cuestión de la graduación, tengo que decir que para escalar Eternit he hecho un total de 23 intentos, y creo que ahora se puede clasificar con un grado de 9a+, pero, en mi opinión, en su estado actual es un grado más difícil que en el 2010 cuando lo intenté por primera vez.
Este es el grado, la misma dificultad que propuse cuando liberé Energia Cosmica, que creo que es la vía que se parece más a Eternit por estilo y dificultad, pero en Energia Cosmica necesité 62 intentos.


Concluyo con una pequeña reflexión que resume lo que esta ascensión ha significado para mí, no solo como escalador de escalada deportiva sino, también, como deportista del ejército.
En la vida sucede, a menudo, que alguien o algo se interpone entre nosotros y nuestros sueños; siempre habrán obstáculos que superar. En ese momento, las posibilidades son dos: o te rindes y aceptas la derrota sin intentarlo, o aceptas el desafío poniéndote a prueba y aceptando los cambios. Reconstruir un sueño no es fácil, pero si lo logras, ¡la felicidad será aún mayor que antes!


Así que, cree en ti mismo, rodéate de las personas correctas, lucha por lo que crees y sueña siempre a lo grande, ¡porque si crees en ello, puedes hacerlo!


¡Por último, me gustaría dar las gracias a todas las personas que me han ayudado a hacer realidad este sueño!



experience by

Alessandro Zeni