PILASTRO DELLA TOFANA



 

Era un día de finales de septiembre de 1980 y yo tenía mucho dolor de cabeza. El día era impecable y el pilar, con la luz de primera hora de la mañana, estaba resplandeciente, la atmósfera limpia hacía que se sintiera cerca, crujiente, atrayente.  Mi viejo coche Escarabajo gris había llegado hasta donde las ruedas ya no pasaban, y allí se quedó. Mauro parecía estar en forma, pero yo en el primer saliente dejé parte de los alimentos que cené la noche anterior. Empieza la aventura.

Hace menos de un año que no sabíamos lo que significaba escalar y ahora estábamos allí, tocábamos presas de sexto grado y encima de nosotros teníamos desplomes amarillos... un sueño. Yo estaba escalando motivado y los bíceps ágiles de Mauro que me seguían me inspiraban confianza. Hasta debajo del pasaje de la “schiena di mulo” ningún problema y nuestro “Ego” estaba orgulloso, mucho menos orgullosos estábamos al día siguiente cuando, humillados y muertos de frío, bajamos al Rifugio Giussani a mendigar un plato de sopa. La montaña nos había enseñado algo más otra vez y la noche transcurrida en ese gélido saliente con solo una camiseta no la olvidaré nunca. Ahora el pilar, aunque todavía exigente, se asciende en escalada libre en pocas horas, a veces se desciende desde el segundo saliente si la “schiena di mulo” está mojada, o incluso se recorre solamente la parte gris durante alguna templada noche de agosto, con todo esto la vía no ha cambiado, mejor dicho, antes estaba más equipada. Solamente hemos cambiado nosotros.

Manrico Dell’Agnola

 

Download the route description