ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: MISIÓN CUMPLIDA EN EL MONTE ROSA

 

 

El proyecto internacional Ice Memory en el Monte Rosa se ha concluido con éxito. Trabajando en el glaciar Gorner durante cinco días a 4 500 metros de altitud, los científicos han extraído dos testigos de hielo superficiales y otros dos de más de 82 m de profundidad. En el segmento más cercano a la roca, la muestra podría contener información sobre el clima y el medio ambiente de hasta hace 10 000 años. Si los análisis lo confirman, significaría que el hielo más antiguo del arco alpino se conservará en la Antártida.


Ice Memory es un programa internacional que tiene el objetivo de proporcionar, durante las décadas y los siglos venideros, archivos y datos sobre la historia del clima y del medio ambiente. Karpos se enorgullece de colaborar en este importante proyecto.

 

El proyecto internacional Ice memory, reconocido y patrocinado por las Comisiones Nacionales de Cooperación con la UNESCO de Francia e Italia, tiene como objetivo la perforación, para obtener testigos de hielo, de los glaciares más significativos a nivel mundial actualmente en riesgo de desaparición a causa del calentamiento global. Las zonas de montaña de nuestro planeta son particularmente sensibles a los cambios climáticos y, al ritmo actual, los científicos prevén la total desaparición de gran parte de los glaciares de los Alpes por debajo de los 3 600 m de altitud antes del 2100.


El estudio de los testigos de hielo nos permite comprender mejor nuestro clima y nuestro medio ambiente, nos proporciona datos fundamentales sobre el contexto físico global y nos da indicaciones importantes sobre la necesidad de monitorear y de mitigar las consecuencias de los cambios climáticos. Cada capa de hielo contiene información sobre las condiciones climáticas y ambientales en el momento en el que se deposita la nieve, y nos permite estudiar los procesos atmosféricos y sus consecuencias.

 

 

 

Aparte del conocido impacto en términos de recursos hídricos, de medio ambiente y de ecosistemas alpinos, el derretimiento de un glaciar implica la pérdida de información valiosa sobre el clima y el medio ambiente del pasado. Un pasado que abarca siglos o milenios, dependiendo del glaciar.
La historia de nuestros Alpes, de nuestras montañas y de nuestra gente se guarda en el hielo, como si sus cristales fueran las páginas de un manuscrito antiguo único conservado en una biblioteca congelada.


El proyecto Ice Memory ha nacido para evitar la pérdida de una cantidad significativa de información valiosa que es fundamental para el estudio del cambio climático.
Los testigos de hielo se llevarán a la Antártida, el lugar más frío del planeta. Allí, en la base ítalo-francesa Concordia, ubicada en el centro de la meseta antártica a más de 3 200 metros de altitud, se conservarán como en un santuario, en el congelador más fiable (¡y natural!) del mundo, con una temperatura media anual de -54,5 °C. Un proyecto que es una verdadera y propia misión y, ahora, una verdadera carrera contra el tiempo.

 

 

El proyecto está dirigido en Italia por el Istituto di Scienze Polari del Consiglio Nazionale delle Ricerche y por la Universidad Ca’ Foscari de Venecia, junto al Progetto Nazionale di Ricerche in Antartide (PNRA). A nivel internacional, forman parte la Fondation Université Grenoble Alpes (FR), el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS), el French National Research Institute for Sustainable Development (IRD), el Institut Polaire Français Paul-Émile Victor (IPEV) y el centro suizo de investigación Paul Scherrer Institute.