ALE ZENI



Ale Zeni


KARPOS Y ALE ZENI

 

Nosotros somos gente de montaña y encontrar almas que, como nosotros, quieren vivir en continuo movimiento es siempre motivo de placer y de definición de nuevos caminos de crecimiento.

Alessandro "Ale" Zeni no es solamente el escalador más fuerte del mundo en escalada en placa. Es también un atleta que personifica nuestra filosofía, nuestra manera de ser, de vivir la montaña y de relacionarse con la gente que la vive. El deseo de la búsqueda y de la exploración, y el deseo de afrontar, de manera respetuosa, las paredes verticales que nos rodean es un sentimiento común que nos acompañará en un viaje de proyectos relacionados con el alpinismo, de descubrimientos y de aventuras donde nosotros, almas en continuo movimiento, amamos movernos con velocidad y ligereza en los materiales y en los pensamientos.

 



BIOGRAFÍA DE ALE ZENI

 

"He nacido en los Dolomitas, a los pies de la sierra Pale di San Martino, de padre escultor y madre pintora. Desde pequeño imaginaba que yo también llegaría a ser un artista...

Arte. Esta palabra siempre ha sido el lema de nuestra familia, una especie de mantra que me empujaba a soñar y a pensar que en la vida habría querido crear algo nuevo, algo mío, una escultura tan bonita que supiese sorprender y regalar emociones a todos aquellos que la hubiesen observado. Pero como normalmente sucede, muy pronto entendí que esa cualidad no me pertenecía, pero, sin embargo, una llama continuaba quemando dentro de mí, la sentía, estaba seguro.  

Amaba demasiado la naturaleza y la vida al aire libre, así que un día alcé la mirada y vi las montañas. Enormes cimas se levantaban sobre mi cabeza, simples piedras para algunos, pero, ante mis ojos de niño, aparecieron como enormes cuadros para pintar. Empecé a escalar a los 16 años y me di cuenta de que todo me salía natural, me gustaba revolotear por los aires y sentir el vacío bajo mis pies, mientras escuchaba las sensaciones de mi cuerpo. Descubrí así que tenía un talento y, casi sin darme cuenta, mejoré de manera muy rápida. Afiné mi técnica en la histórica pared del monte Totoga y, en pocos años, repetí gran parte de las vías más difíciles de Maurizio Zanolla, alias Manolo. Quedé atrapado por la belleza de la escalada en placa, un lento avanzar, una búsqueda interior que requiere fuerza en los dedos, paciencia, equilibrio y sensibilidad. En la escalada encontré mi arte y un motivo para desplazarme y conocer mundo. Esos viajes continuos cambiaron mis ojos y mi manera de ver a través de la roca.

 

Tras haber escalado montañas altas cientos de metros en el curso de los años y tras haber repetido muchas de las vías más difíciles del arco alpino, conseguí encontrar mi tela solamente en una pared perdida de la Val Canali: Il Bilico. Equipé esta vía y le puse el nombre de “Energía cósmica” atribuyéndole el grado de 9a+. En esta línea encontré todo aquello que buscaba y cuando, un bonito día de otoño, la ascendí, me di cuenta de que dentro de esa piedra se entrañaban años de sueños, de esperanzas, de viajes y de nuevas amistades. Doce años de escalada concentrados en 52 movimientos, mi escultura, la placa perfecta en el lugar perfecto.  

Actualmente, el camino por recorrer no ha llegado ni mucho menos a su fin, abrir nuevos itinerarios de alta dificultad en la montaña es la cosa que más me atrae y para la que dedicaré gran parte de mi tiempo en el futuro, para crecer todavía más como alpinista y como persona. 

Karpos es una empresa que ha nacido y ha crecido a pocos pasos de mis montañas y, por esto, ha desarrollado productos capaces de hacer frente y de resolver todos estos problemas relacionados con el mundo de la escalada y del alpinismo.  

Por este motivo, estoy orgulloso de poder iniciar esta nueva colaboración y poder tener, en mis aventuras en la montaña, mayor seguridad con la que contar para poder llevar a cabo mis ascensiones sin perderme los placeres de gozar de una puesta de sol o de admirar las bellezas que me rodean desde la cima de las montañas.”